ActualidadInternacionalSalud

Conoce a la Alianza COVAX: más de 140 proyectos de vacuna anti covid en desarrollo.

covax_potencias_alianza

De Ita Carranza Kenny

El Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (Covid-19 Vaccines Global Access) es una alianza lanzada en abril de 2020 por la Organización Mundial de la Salud, la Comisión Europea y el gobierno de Francia. Pretende reunir a gobiernos, organizaciones de salud globales, fabricantes, científicos, sector privado, sociedad civil y filantropía, con el objetivo de brindar acceso innovador y equitativo a los diagnósticos, tratamientos y vacunas de COVID-19.

La alianza COVAX recoge más de 140 proyectos de vacunas que se están desarrollando actualmente. El objetivo es que mientras la iniciativa apoya la búsqueda, desarrollo y producción de las vacunas, una vez estas sean terminadas y aprobadas por las autoridades sanitarias, los laboratorios se comprometan a venderlas a la alianza, en vez de venderlas a particulares o a estados de manera individual.

Los problemas:

La solidaridad internacional se visto traicionada por las ambiciones políticas de las naciones desarrolladas.

El mecanismo COVAX se fundamenta en el principio de acceso equitativo, ello significa que todo país, independientemente de su capacidad de pago, tenga el mismo acceso a las vacunas. Una idea utópica  frustrada por la ambición de naciones más desarrolladas de vacunar inmediatamente a su población, sin distinción del nivel de riesgo que al que estén sometidos.

Al respecto, el Jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), codirector del programa COVAX, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, manifestó lo siguiente:

El nacionalismo   en la vacunación  sirve tal vez a objetivos políticos a corto plazo. Pero en última instancia es corto de miras y contraproducente. No acabaremos con la pandemia en ninguna parte hasta que no la acabemos en todas partes.

Los países ricos se han unido a la iniciativa COVAX, a la vez que han acordado, de manera individual y directa, con las farmacológicas el suministro de las mismas vacunas (Oxford-AstraZeneca)  que necesita adquirir la iniciativa COVAX. Esto significa que mientras los países pobres dependen totalmente de COVAX, las naciones más ricas han adoptado el papel de acaparadores, en primer término y de especuladores, en segundo. Pues las naciones ricas representan el 15% de la población mundial, ya acapararon el 50% de las vacunas que se han producido hasta ahora y que se producirán hasta mediados de 2022.  La mayoría de países en regiones como América Latina, solo tendrían acceso a las vacunas de COVAX en 2022, en condiciones favorables.

Esta medida por parte de los países ricos limita el acceso equitativo a las vacunas necesarias para combatir el virus a nivel mundial y condena a millones de personas contempladas por el proyecto solidario, y el mismo desarrollo económico de las naciones involucradas.

El tiempo es el mayor verdugo en el desarrollo de las vacunas, pues el virus, naturalmente, tiende a mutar. En este sentido, las vacunas primarias se ven superadas y pierden la efectividad iniciarme contemplada. Es por ello que la postura de las naciones ricas tendrá un impacto negativo a nivel mundial por muchos años.

Este nacionalismo no solo castiga con muerte a los países beneficiarios en espera de las vacunas, sino que retrasará profundamente la recuperación económica nivel mundial, consecuencia que nuevamente resentirán con más fuerza los países pobres e incluso puede generar una cepa más agresiva que aquellas descubiertas a la fecha.

Desde el principio el proyecto COVAX se ha visto amenazado en su existencia. Uno de los principales obstáculos para su éxito es la falta de apoyo de las principales potencias mundiales; adicionalmente, durante la administración del presidente Donald TrumpEstados Unidos boicoteó la iniciativa. No fue hasta enero de 2021, que la administración de su sucesor, Joe Biden, anunció que Estados Unidos se reincorporaría al fondo COVAX lo antes posible.

15 de diciembre de 2020, Reuters publicó un informe, el cual señalaba que la iniciativa COVAX estaba al borde del fracaso debido a la “falta de fondos, los riesgos de suministro y los arreglos contractuales complejos”, cosa que implicaría que los países afiliados a la iniciativa que no pueden comprar vacunas por otros medios no recibirían las vacunas hasta el año 2024.

Otro problema de esta alianza es que lo único que hace es donar las vacunas a los países, cuando muchas de las vacunas en desarrollo necesitan de una costosa infraestructura para su aplicación, sobre todo debido a que se deben a mantener guardadas en temperaturas muy bajas, temperaturas que no pueden garantizar la mayoría de sistemas sanitarios de los países más pobres.

El único respiro que pude tomar la comunidad internacional, se basa en la contribución voluntaria de naciones económicamente desarrolladas a los países más pobres, tal como lo ha hecho Alemania y China. Aunque este acto solidario no está libre de acusaciones, como las que han señalado a Canadá.





Visita número 172

Facebook Comments