¿Por qué la ofensiva relámpago del Talibán fue tan exitosa? ¿Qué futuro le espera a Afganistán?

Por Karen Torres

La siguiente es la transcripción del video titulado
“Ofensiva relámpago del Talibán: ¿por qué fue tan exitosa? ¿Qué futuro le espera a Afganistán?”
en el canal de Youtube “ el 20 de agosto de 2021

Fin de la invasión

Tras 20 años de ocupación, EE. UU. y sus aliados abandonaron Afganistán, y en pocos días, el movimiento Talibán tomó el poder.

La intervención estadounidense comenzó en 2001 y duró 20 años, pero una vez finalizada volvió a dejar Afganistán tal como estaba en 2001.

En estos días contemplamos todo tipo de imágenes caóticas más propias de un país a punto de ser socorrido por la llamada comunidad internacional que de uno que acaba de salir de 2 décadas de una de las intervenciones que supuestamente acabarían con el caos imperante.

Con la retirada de las tropas de Estados Unidos se podía anticipar fácilmente un avance territorial del movimiento talibán, pero pocos contaban con que en cuestión de pocos días el grupo fundamentalista llegaría a controlar todo el país casi sin encontrar resistencia.

¿Como sucedió todo tan rápido? ¿Por qué los afganos parecen resignados a los que sucede? ¿Qué futuro le espera al país y la región? ¿A quién beneficia y a quien perjudica la actual situación?

El avance ‘relámpago’ del Talibán

Afganistán ha ocupado los titulares de todo el mundo en estos últimos días y seguramente seguirá haciéndolo, las imágenes de personas encaramándose a aviones desesperadas por salir del país tras la llegada al poder del movimiento talibán, la evacuación de la embajada estadounidense casi calcado a la de Saigón tras la derrota de Estados Unidos en Vietnam, así como otras de corte surrealista que muestran a los combatientes yihadistas celebrando su victoria mientras bailan en edificios oficiales o juegan carritos chocones en un parque de diversión serán difíciles de olvidar.

Aunque la retirada militar extranjera venía anunciándose desde hace tiempo, cuando los hechos se precipitaron los talibanes comenzaron a avanzar posiciones con la misma calma de quien sale de casa a comprar pan al abasto de la esquina. Así, en poco días tomaron todo Afganistán, provocando la salida del país del hasta entonces presidente Asraf Ghaní, dos días después su vicepresidente se proclamó vicepresidente, aunque con los talibanes a sus anchas por el palacio presidencial nadie le presto demasiada atención, ni fuera ni dentro de Afganistán.

Fernando Duclos, periodista autor de “Periodistan: Un argentino en la ruta de la seda”, explica:

Sin duda fue una sorpresa gigantesca lo que sucedió, probablemente la ofensiva más exitosa y rápida de la historia de la humanidad. Porque Afganistán es un país de casi 40 millones de personas y una vez que empezaron la ofensiva más dura y más rápida la tomaron en 1 semana, 10 días, no más que eso, es realmente muy impresionante, por eso también es tan estruendosa la derrota de Estados Unidos, el fracaso altisonante, porque si decimos, “ que bueno que se fueron de Afganistán y dos años después los talibanes volvieron”, uno dice: “bueno, es un proceso cultural, gradual”, pero la victoria fue 1 semana después de 20 años de presencia militar extranjera, es realmente muy fuerte y muy rápido.

¿Por qué el ejercicio regular afgano dejo pasar a los talibanes sin prácticamente disparar una bala? ¿Qué destino les espera a los afganos que pertenezcan en el país? ¿Qué tipo de gobierno puede esperarse del movimiento talibán?

Inna: El grupo fundamentalista está intentando dar una imagen de moderación, por ejemplo, uno de sus líderes acepto ser entrevistado por una mujer afgana en televisión, algo que nunca habían hecho hasta ahora. Sin embargo, han sofocado algunas protestas en su contra a balazo limpio, quien sabe si ese nuevo rostro es sincero o no, pero a priori, resulta algo complejo confiar. La interpretación religiosa de los talibanes, que por cierto, sólo comparte una ínfima porción de musulmanes en todo el mundo, es una de las más rígidas que existen, yihadista moderado podrá ser un concepto válido en gramática, pero no en la realidad.

Además, se imaginaran la capacidad de gestión eficiente de un Estado que puede tener un grupo de personas que en los últimos 20 años se ha dedicado a casi exclusivamente recitar textos religiosos, preparar bombas caseras para hacer atentados y caerse a plomo en las montañas.

Fernando Duclos: Es evidente que gobernar un país es muy diferente a estar luchando una guerra, también es cierto que el talibán ya gobernó Afganistán (entre 1996 – 2001) con métodos terriblemente represivos, sanguinarios, bestiales.

Un punto fuerte y un punto débil del Talibán

Inna: Por si eso fuera poco, se da el hecho de tras la derrota del estado islámico en Siria e Irak, el movimiento talibán se convirtió en una especie de destino predilecto del yihadismo mundial, lo que supone su mayor fuerza, pero también su principal debilidad. Fuerza porque su músculo militar renovado y la imagen exitosa que han transmitido a fuerzas yihadistas de otras naciones magnificado no solo por las derrotas de las potencias invasoras y sus aliados locales sino por la imagen de grosera corrupción del gobierno derrocado cuya suntuosas residencias y lujos quedaron a la vista de todos estos días. Debilidad porque la amalgama de corrientes fundamentalistas que hoy integra el movimiento talibán era una sola cuando se trataba de combatir al enemigo común, pero ahora se trata de repartirse el poder, y de un grupo de hombres armados hasta los dientes acostumbrados a matar al que interpreta textos sagrados con un matiz ligeramente diferente al suyo y disputándose el poder entre ellos difícilmente pueda salir algo bueno.

Por otra parte, las enormes reservas de litio y minerales que nadie pudo aprovechar por la guerra ahora quedan en manos de los ganadores, que si buen no cuentan con tecnología y conocimientos para explotarlas, sin duda encontraran socios para hacerlos.

EE.UU. trata de hacer control de daños

Este es el Afganistán que EEUU deja a los afganos tras 20 años de intervención. Por supuesto en Washington intentan hacer control de daños, pero no resulta fácil justificar antes sus propios compatriotas la inversión de miles y miles de millones de dólares  durante 2 décadas ni los también miles de estadounidenses fallecidos en Afganistán  entre militares y contratistas, todo para dejar las cosas básicamente igual que como estaban al inicio.

Por ejemplo la casa blanca afirma ahora que su único objetivo en Afganistán fue exterminar a los autores de los atentados de 2001 y evitar que volvieran a atacar a EEUU, y que nunca estuvo entre sus planes acabar con el régimen talibán para dar paso a otro con diferente signo, aunque las bibliotecas apuntan a otra cosa distinta.

En estas circunstancias, en EUU cada quien intenta barrer la basura hacia el patio de vecino, por ejemplo, Trump culpa de todo lo sucedido a Joe Biden, olvidando que él personalmente apoyo y promovió la retirada de tropas durante su mandato, igual un Biden y que fue su secretario de Estado Mike Pompeo el que se reunió cara a cara con los talibanes para negociar los términos de la salida, no el de Biden. Dejando de lado esta discusión, la manera descuidada y apresurada en la que anunció y produjo la retirada estadounidense, así como la rendición en prácticamente perfecta sincronía del ejército afgano lógicamente da cancha a todo tipo de teorías y cuestionamientos.

Fernando Duchos:  Creo que hubo negligencia de parte de EEU al no ver la realidad sobre el terreno, o verla de forma diferente, cualquier persona que más o menos se guía por la actualidad veía que los talibanes ganaban cada vez más terreno. Y muchos analistas dicen que lo que pasó ahora, más que un cambio de situación es un blanqueamiento nada más, porque los talibanes ya gobernaban en buena parte del país desde hace mucho tiempo, lugares principalmente pueblos profundos, del interior donde Estados Unidos nunca logro asentarse, nunca logró entrar en la vida de las personas. EEU nunca pudo meterse en lugares donde los talibanes si se metieron por qué son parte del país y no son extranjeros.

Inna: Por otro lado, no evaluaron las fuerzas de ocupación que todo el armamento que dejaban atrás podía caer fácilmente en manos de los talibanes, fue un error de la inteligencia estadounidense, un descuido, ¿Será que no les importó esa posibilidad o de alguna manera les conviene que así fuera? Es difícil saberlo con certeza sin estar dentro del Pentágono pero es más probable que más que llevando adelante un maquiavélico elaborado plan de retirada se están enfocando en mirar la parte llena de un vaso mayormente vacío.

¿Qué deja tras de sí EE.UU.? ¿Qué papel jugará Pakistán ahora?

Con su retirada a trompicones EEUU deja un auténtico polvorín con la crem de la crem del yihadismo mundial concentrada en un país que tiene frontera con Irán, China y varias exrepúblicas soviéticas, cuya inestabilidad afectaría directamente a Rusia, tres de los cocos que más le quitan el sueño a Washington. En ese mismo sentido, dejar que a Afganistán lo controle Pakistán (viejo aliado de Washington) podría ser visto como un mal menor, aunque eso suponga como efecto colateral un rival talibán, porque para nadie es un secreto el favoritismo paquistaní por los talibanes. Esta teoría además explicaría por qué los talibanes avanzaron como cuchillo en mantequilla como si la inacción del Ejército afgano se debiera a órdenes superiores,

Fernando Duclos: Pakistán siempre tuvo una influencia desmedida en Afganistán y particularmente en el nacimiento del talibán, en la financiación y el apoyo. No es mucho misterio que los talibán tiene por ejemplo un Consejo que llama la Shura de Quetta que es justamente en Quetta que es una ciudad paquistaní, no es tampoco ningún misterio que a lo largo de toda la historia el ISI (servicio de inteligencia de Pakistán) ayudó a los talibanes con muchísimo como con táctica militar, económicamente, tampoco es ningún secreto que Pakistán y Estados Unidos son aliados muy cercanos.

Pakistán siempre fue en algún punto amigo del entrenamiento de combatientes para luchar también en la región de Cachemira contra India que es un conflicto bastante olvidado en el mundo.

¿Cuál fue el objetivo de la guerra?

Inna: Otra pregunta interesante para plantearse es ¿Este desenlace acaso no era previsible ya desde hace años? Es decir, después de 5 y 10 años en Afganistán y con la experiencia previa que tuvo la URSS en el mismo lugar, ¿Estados Unidos no sabía que el final al que asistimos hoy era prácticamente inevitable? ¿Entonces porque no se retiró antes en 2010, 12, 15 porque alargar tanto su presencia sabiendo que no cambiaría nada? Una posible respuesta a esa cuestión la ofreció el activista Julian Assange allá por 2011:

“El objetivo no es dominar Afganistán por completo, el objetivo es usar Afganistán para desvirar el dinero de los impuestos de los contribuyentes de EEUU y Europa a través de Afganistán y llevarlo de vuelta a las manos de las élites de la seguridad trasnacional. El objetivo no es una guerra exitosa, sino una guerra sin fin”.

La previsible postura futura de la ‘comunidad internacional’

Lo único que a estas alturas nadie niega es que Afganistán está bajo control del movimiento talibán y dentro y fuera del país toca aceptar esa realidad, de hecho casi todas las potencias mundiales han hecho declaraciones en ese mismo sentido, cada una con sus matices pero admitiendo que tendrán que reunirse y negociar con ellos.

Fernando Duclos: Lo que yo creo es que al menos en un inicio lo mínimo que uno podría esperar es que instauren un Gobierno razonable dentro de los límites del conservadurismo y la ideología extremista que ellos profesan, yo creo que hoy el mundo está esperando eso porque si no además el mundo no va a saber qué hacer, ya la intervención armada se rebeló completamente inservible fracasada. ¿Qué les queda? Esperar que los que ganaron la guerra demuestre voluntad de formar parte de la comunidad diplomática internacional.

¿Cómo reaccionará la sociedad afgana?

Ante esta nueva realidad unos afganos se Irán del país, otros mal que bien buscarán la manera de adaptarse a la situación porque es su país y no les queda de otra y el resto aunque desde fuera de la organización cuesta entenderlo celebrarán la llegada del nuevo régimen, porque tanto soviéticos como estadounidenses chocaron con la misma pared pero desde diferentes lados y en buena parte de la sociedad tangana se asienta sobre una estructura tribal a la que los conceptos tanto del socialismo como del capitalismo así como los valores de la ilustración el modo de vida moderno o como quiera llamarse les resultan totalmente ajenos. Y por lo visto en los últimos 40 años especialmente millones de afganos no parecen muy dispuestos a adoptarlos.

Fernando Duclos: Los talibanes representan buena parte de la idiosincrasia de Afganistán porque si no no podría ni siquiera haber nacido ni tenido éxito ni hecho esta ofensiva relámpago en 15 días, es decir es un movimiento que tuvo éxito caló en buena parte de la sociedad, aunque muchos los odian no estamos hablando de extraterrestres que dicen “bueno a ver cómo se gobierna este país”, son gente que evidentemente nació en un país al que representan y que lo representan, son Afganistán.


Conclusiones


Inna: Hoy, aunque en teoría la guerra terminó, la paz en Afganistán ni siquiera parece garantizada. El posible conflicto entre los afganos que no se resignan al Gobierno talibán e incluso en el seno de las propias fuerzas yihadistas sumado a los países vecinos que puedan verse afectados por lo que sucede en Afganistán podría derivar en un nuevo estallido armado, incluso mucho antes de lo esperado, en un país devastado pero con una población en la que todos los abuelos todos los hijos y todos los nietos han vivido alguna o varias guerras en primera persona, así que ante este panorama tal vez decir que Afganistán regresó a los años previos a 2001 más que una visión pesimista sea quedarse corto.

Facebook Comments