En Uruguay las fuerzas sindicales de izquierda vencen al oficialismo de Lacalle en elecciones de la ANEP

Con información de mateamargo.org.uy

Por Fernanda Cousillas

Ganaron los sindicatos de la educación

Ganó la educación del Pueblo

El silencio de los grandes medios de comunicación no va a ocultar la buena nueva que circula entre quienes habitamos las aulas todos los días. La Coordinadora de Sindicatos de la Educación (CSEU) acordó hace unos meses,  la presentación de tres candidaturas bajo el lema “En defensa de la Educación Pública” de cara a las elecciones de los consejeros docentes en CODICEN,  y ganó.

Esta elección, junto a la de consejero estudiantil en el Consejo de Formación en Educación, le disputó a las listas que responden al oficialismo mucho más que votos.

Atravesamos una coyuntura en la que, sistemáticamente, observamos una campaña de desprestigio a lo público y a lo sindical. Desde un ministro diciendo que un sindicato tiene pocos seguidores en Twitter, hasta la situación extrema que atraviesan nuestras compañeras de San José con causal de destitución, por tomarse una foto con carteles en contra de la reforma “Vivir sin Miedo” en la puerta de su lugar de trabajo.

A su vez, la Ley de Urgente Consideración, entre sus artículos más nefastos, plantea la supresión del Sistema Nacional de Educación Pública y elimina la toma de decisiones colegiadas en Primaria, Secundaria y UTU, dejando sin efecto por lo tanto los espacios en donde las y los docentes elegíamos a nuestro representante en cada consejo.

Sin embargo hay dos lugares del Consejo Directivo Central de ANEP (CODICEN) que siguen siendo electos por las y los trabajadores. Y es que la LUC recortó solamente los ámbitos de participación en donde los sindicatos tuvieron una representación plena. Pese a esto, y con el antecedente de Robert Silva como ex consejero electo por una lista que no respondía al Movimiento Sindical, el pasado domingo las trabajadoras sindicalizadas dimos una muestra de apoyo a las organizaciones que históricamente nos han representado. Las listas sindicales triplicaron en votación a las listas de la derecha y, dato no menor, lo hicieron en todo el país. No hay un solo departamento en donde los sindicatos no hayan tenido un amplio respaldo.

¿Y qué significa ganar en esta coyuntura? Significa que lo electoral es sólo la constatación del descontento y la indignación ante una larga lista de atrocidades y atropellos. Por ejemplo,  la existencia de una comisión investigadora en el parlamento por presuntas irregularidades en las licencias sindicales de un profesor, mientras nuestros gurises viven una post pandemia con el peor presupuesto para la educación en décadas. Por ejemplo, que haya compañeras maestras que no cobrarán su salario en verano por cambios en las funciones que desempeñan que las condenan a la precariedad laboral. Autoridades que hablan de problemas de obesidad mientras la infancia se empobrece a pasos agigantados, recortes en los bachilleratos, cierres de centros educativos comunitarios que trabajan con nuestros adolescentes desvinculados o extra edad, recortes de grupos en formación docente,elecciones de horas virtuales sin garantías, y  la lista es interminable…

Todas estas injusticias se plebiscitaron el pasado sábado. Y el paraguas de las y los trabajadores, que es nuestro movimiento sindical, fue tan amplio que nos cubrió a todas y todos, generando una comunión que nos permitirá seguir avanzando en organización y en defensa de la Educación Pública.

Hablemos de representación ahora, con estos números a la vista.

Los sindicatos de la educación no empezamos a volver, siempre estuvimos.

Facebook Comments