Las mujeres docentes en el discurso público del Presidente del Codicen

De acuerdo a Austin (1982) y Schutz (1995) cuando se enuncia la palabra se actúa: “(…) cualquier nombre incluye una tipificación y generalización que se refiere al sistema de significatividades predominante en el endogrupo lingüístico que atribuyó a la cosa nombrada importancia suficiente como para establecer un término específico para ella”.
A partir de esta puntualización teórica, analizaré un fragmento de la entrevista de La Diaria al Presidente del Codicen, Dr. Robert Silvaen el día 5 de marzo del 2022.
En ella manifiesta:

“Tenemos un problemón, el rezago de una población que tiene muchos problemas, porque quienes estudian docencia son los que tienen niveles de aprendizaje más descendidos. Los que ingresan tienen extraedad en su enorme mayoría ‒hay excepciones‒, es decir, gente que ingresa con extraedad porque es su segunda o tercera opción. Eso hay que atenderlo porque después egresan y están en nuestros centros educativos”.

Como es de público conocimiento, la docencia es una de las profesiones que implica el cuidado y está feminizada (basta recorrer los centros educativos de todos los subsistemas para comprobarlo).
¿Qué implica esta declaración proveniente de una autoridad de la educación?
En primer lugar, un ataque a las mujeres que decidimos optar por esta profesión y a las que actualmente están cursando las diferentes carreras en formación docente con “niveles de aprendizaje más descendidos” según las expresiones del Presidente del Codicen.
En segundo lugar, se revela la ideología dominante que menosprecia a la extraedad : es un término que conlleva un desconocimiento del derecho a la educación a lo largo del ciclo vital del sujeto.
En tercer lugar, cuestiona el currículum, los perfiles de egreso y a la evaluación de los profesionales de formación docente que enseñamos y educamos a los futuros docentes.
En cuarto lugar, “después egresan y están en nuestros centros educativos” desconoce las diferentes trayectorias vitales de las mujeres pobres que deciden iniciar su formación luego de ser madres o que por múltiples motivos (laborales, personales, familiares, económicos, de salud) no pueden culminar la carrera en tiempo y forma o comienzan a estudiar cuando las condiciones le permiten.
Estos aspectos mencionados en el discurso del Presidente del Codicen ponen de manifiesto la sombra del segundo plano de las mujeres en las prácticas discursivas, ideológicas e institucionales que permean sus vidas. Retoma, en este sentido, prácticas que naturalizan en los actos del habla la inferioridad cognitiva de las mujeres y de los educadores en general que se forman en los institutos de formación docente públicos.
La realidad, en este discurso, amerita cuestionar la cultura de la dominación en el discurso patriarcal en “la cárcel de las cosas-ya-existentes” (Bloch, 1993, en Mélich, 2011) una nueva manifestación flagrante de la representación de la mujer poco inteligente que decide estudiar y dedicarse a la docencia. Considero que es un mecanismo de opresión y de desprecio cuando nos nombran y denigran a quienes decidimos estudiar o enseñar una profesión que es mal retribuida económicamente.
En suma, a dos días del día internacional de la mujer trabajadora reivindico:
nuestro lugar en la sociedad;
nuestro derecho a ser respetadas;
la formación docente y la entrega profesional y humana de los cientos de mujeres que formamos a otras mujeres-futuras docentes.

Bibliografía

AUSTIN, J. (1982). Cómo hacer cosas con palabras. Palabras y acciones. Madrid: Paidós.
MÉLICH, Joan-Carles (2011). Antropología de la situación (una perspectiva narrativa), en Skliar, C. y Larrosa, J. (comps.). Experiencia y alteridad en educación. Rosario: Homo Sapiens.
SCHÜTZ, A. (1995). El sentido común y la interpretación científica de la acción humana. En El problema de la realidad social. Buenos Aires: Amorrortu.

Marisol Cabrera Sosa. Profesora de Historia, Licenciada en Ciencias de la Educación (Udelar), Magister en Ciencias Humanas opción Teorías y Prácticas en Educación, Profesora efectiva de Pedagogía (CFE), de Historia y Adscripta (DGES).

Facebook Comments