Muere el ‘Hombre del Hoyo’ último de su tribu en Brasil

Con información de la BBC

El último miembro restante de un grupo indígena no contactado en Brasil murió, dicen las autoridades.

El hombre, cuyo nombre se desconoce, había vivido en total aislamiento durante los últimos 26 años.

Era conocido como el Hombre del Agujero porque cavaba agujeros profundos, algunos de los cuales usaba para atrapar animales, mientras que otros parecían ser escondites.

Su cuerpo fue encontrado el 23 de agosto en una hamaca frente a su choza de paja. No había signos de violencia.

Se cree que murió por causas naturales a una edad estimada de 60 años.

El hombre era el último de un grupo indígena que vivía en la zona indígena Tanaru en el estado de Rondônia, fronterizo con Bolivia.

'Hombre del Hoyo': Muere el último de su tribu en Brasil
El hombre fue captado en video durante un encuentro casual en 2018

Se cree que la mayoría de su tribu fue asesinada ya en la década de 1970 por ganaderos que querían expandir sus tierras.

En 1995, seis de los miembros restantes de su tribu murieron en un ataque de mineros ilegales, lo que lo convirtió en el único sobreviviente.

La Agencia de Asuntos Indígenas de Brasil (Funai) solo se dio cuenta de su supervivencia en 1996 y había estado monitoreando el área desde entonces por su propia seguridad.

Fue durante un patrullaje de rutina que el agente de la Funai Altair José Algayer encontró el cuerpo del hombre cubierto de plumas de guacamayo en una hamaca afuera de una de sus chozas de paja.

'Hombre del Hoyo': Muere el último de su tribu en Brasil
El antropólogo Vincent Carelli capturó brevemente el rostro del hombre.

El experto indígena Marcelo dos Santos dijo a los medios locales que pensó que el hombre se había puesto las plumas a sí mismo, sabiendo que estaba a punto de morir.

“Estaba esperando la muerte, no había signos de violencia”, dijo, y agregó que el hombre probablemente había muerto entre 40 y 50 días antes de que se encontrara su cuerpo.

No había signos de incursiones en su territorio y nada en su choza había sido perturbado, dijeron las autoridades. Se le realizará una autopsia para intentar determinar si había contraído alguna enfermedad.

Como había evitado cualquier contacto con extraños, no se sabe qué idioma hablaba el hombre ni a qué grupo étnico podría haber pertenecido.

En 2018, integrantes de la Funai lograron filmarlo durante un encuentro casual en la selva. En las imágenes, se le puede ver cortando un árbol con algo parecido a un hacha.

A lo largo de los años, la Funai encontró decenas de chozas de paja que el hombre había construido

No se había vuelto a verle desde entonces, pero los agentes de la Funai se encontraron con sus chozas de paja y los profundos agujeros que cavó.

Algunos tenían púas afiladas en la parte inferior y se cree que eran trampas para los animales que cazaba, como el jabalí.

Algayer, el agente de Funai que encontró su cuerpo, dijo que todas las cabañas que el hombre había construido a lo largo de los años, de las cuales había más de 50, también contenían un agujero de 3 metros de profundidad (10 pies).

Algayer cree que los agujeros pueden haber tenido un significado espiritual para el hombre, mientras que otros han especulado que pudo haberlos usado como escondites.

La evidencia encontrada a lo largo de los años en el área también sugiere que sembró maíz y mandioca y recolectó miel y frutas como papaya y plátanos.

Según la constitución de Brasil, los pueblos indígenas tienen derecho a su tierra tradicional, y el acceso a la tierra que habitaba, conocida como Territorio Indígena Tanaru, está restringido desde 1998.

Las áreas que rodean el territorio de 8.070 hectáreas se utilizan para la agricultura y los terratenientes han expresado en el pasado su enojo por la prohibición de ingresar al territorio indígena.

Se cree que cavó hoyos en la jungla para cazar.

En 2009, un puesto de la Funai en la zona resultó dañado y quedaron casquillos de cartuchos en lo que se consideró una amenaza para el Hombre del Agujero y los agentes de la Funai que lo protegían.

La orden de restricción debe renovarse cada pocos años y para que sea aprobada se debe documentar la presencia de miembros de un grupo indígena en la tierra en cuestión.

Con el Hombre del Agujero muerto, los grupos de derechos indígenas han pedido que se otorgue protección permanente a la reserva de Tanaru.

Hay alrededor de 240 tribus indígenas en Brasil, y muchas están amenazadas por mineros, madereros y agricultores ilegales que invaden su territorio, advierte Survival International, un grupo de presión que lucha por los derechos de los pueblos indígenas.

Los riesgos a los que se enfrentan los pueblos indígenas de Brasil se destacaron recientemente cuando la activista Txai Suruí recibió amenazas de muerte después de pronunciar un apasionado discurso en la ceremonia inaugural de la cumbre climática mundial COP26 en Glasgow.

Facebook Comments